Violencia estudiantial, flagelo mundial

El debate sobre la violencia en los colegios sigue siendo un tema de gran preocupación en todo el mundo. En Israel, los establecimientos escolares de ese país se encuentran entre los más violentos del mundo, según un estudio efectuado estos últimos meses y que concierne a 16.000 alumnos y 232 escuelas del país.

Según el estudio, cuyos resultados serán presentados a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Israel ocupa el octavo lugar respecto del número de víctimas de agresiones entre alumnos, entre los 28 países donde se han realizado estudios similares.

Más de la mitad de los alumnos, de 11 a 16 años de edad, están implicados en actos de violencia y del 10 al 15% de los alumnos han sido heridos y han debido recibir atención médica, indicó el doctor Yossi Harel del departamento de Sociología de la universidad Bar-Ilan, cerca de Tel-Aviv, uno de los autores del estudio.

En tanto, un estudiante resultó herido tras las explosiones de dos bombas de fabricación casera en sendas escuelas públicas de la ciudad brasileña de San Pablo, confirmaron las autoridades policiales a la agencia local Estado.

El estudiante André Carvalho, de 16 años, resultó herido cuando hizo explosión una de las bombas en uno de los baños de la escuela de Vila Nogueira, en un incidente que se registró cuando tenían lugar las clases nocturnas.

El segundo artefacto explotó en el despacho del director de la escuela Jardim Uniao, Edson Madalena, quien no ocupaba en el momento del incidente, y donde se registraron daños materiales.

Estos dos casos se unen a otra explosión que tuvo lugar hace poco en la escuela Bento Pereira, igualmente en la periferia de Sao Paulo, donde la policía ha iniciado un plan especial de vigilancia de los centros educativos.

Asimismo las autoridades de Florida investigan varias amenazas de bomba falsas que fueron recibidas en una escuela secundaria de la ciudad de Hialeah, al norte de Miami, y que han obligado a cientos de alumnos a evacuar ese centro escolar tres veces en una semana. Los casos en Estados Unidos son innumerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *